Post Recomendados

ENTRADAS RECOMENDADAS:
animales fantasticos encontrar rowling yates Cancion hielo fuego caballero reinos martin Trece Razones thirteen reasons why La La Land city of stars ciudad estrellas harry potter legado maldito rowling Legion serie marvel xmen guardian invisible baztan redondo After amor infinito todd marvel Spiderman Homecoming watts blackout fajardo calpe netflix sense8 animales fantasticos encontrar rowling guion Reina Roja red queen aveyard

sábado, 5 de julio de 2014

Los Renglones Torcidos De Dios, de Torcuato Luca de Tena

Ficha Técnica
  • Título: Los Renglones Torcidos De Dios
  • Autor: Torcuato Luca de Tena
  • Título original: Los Renglones Torcidos De Dios (España)
  • Publicación: 1979
  • ISBN: 9788408093497
  • Editorial: Planeta
  • Precio: 8,95 €
  • Páginas: 448
  • Género: Adulta; Misterio;
Los Renglones Torcidos De Dios, de Torcuato Luca de Tena

Contraportada:
Los renglones torcidos de Dios es una novela publicada en 1979 por Torcuato Luca de Tena. En ella se relata la historia de Alice Gould, una detective que se interna en un hospital psiquiátrico siguiendo las pistas referentes a un caso de homicidio.

Con la finalidad de documentarse adecuadamente, el autor se internó durante 18 días en una institución psiquiátrica, donde convivió directamente con enfermos mentales que sirvieron de base para la creación de los personajes de la obra. La profunda influencia de sus experiencias dentro del hospital psiquiátrico inspiró la dedicatoria del libro.


Opinión personal de Trisha:
Los renglones torcidos de Dios me llamó poderosamente la atención porque es una canción del grupo Mägo de Oz. Además, es una novela que te encandila, te enloquece, te hace sufrir de manera soberana. La protagonista, Alice, es una mujer atrevida, inteligente y curiosa que trata de hacer justicia, de despellejar la crueldad, de derrumbar la apatía y de crear  una reflexión sobre la falta de conciencia humana. La crítica se basa en cómo se tratan a las personas "locas", esos renglones torcidos que no acaban de enderezarse. Pero, ¿qué o quién decide sobre nuestra locura o sobre nuestra cordura?